Meninas

Las meninas, junto a las clases de restauración de muebles fueron las que me dieron de comer; bueno, la palabra comer debería ir acompañada de “relativamente”. Los artesanos, por lo general, no comemos demasiado bien, sin embargo tenemos bien aprendido que la paciencia, el esfuerzo y muchas horas de trabajo son nuestros mejores compañeros.

Desde aquí gracias a esa persona que consintió siempre que yo me dedicase a lo que me apasionaba mientras él salía a trabajar muy temprano y regresaba tarde. Me sentí una privilegiada por haber tenido a mi lado a quien con su paciencia, su generosidad y su salario, permitió que desarrollara mis sueños.

Ver otras esculturas

Alebrijes | Terracota | Papel acerado de horno| Vidrio de Fusión