Serie Locuras

Los dibujos parecían cobrar vida y unas formas se iban superponiendo a las otras y, al igual que han sido siempre mis alebrijes y mis piezas de terracota, las figuras tenían cinco cabezas y doscientos ojos colocados en cualquier lado. Recuerdo el comentario de una amiga que me dijo: “mi hermana dice que tienes que ser una mujer muy extraña a juzgar por las cosas que dibujas”. Aquella frase nunca se me olvidó y desde aquel día he intentado ser cada día más rara porque, de verdad, me aburre mucho la gente demasiado normal.

Ver otras series:

Inicios | Momentos Duros | Médicos y Hospital| 2004 y Marruecos | Nueva York |Cuadros